divendres, 23 de setembre de 2011

CARTA DE UN MÉDICO CATALÁN


                                            CARTA DE UN MÉDICO CATALÁN

Me despiden.

A partir del día 1 de Agosto no podré atenderles más debido a los
recortes presupuestarios en sanidad proyectados por el gobierno de la
Generalitat. Según me han comentado en subdirección médica, el
hospital de Bellvitge no tiene dinero para pagarme este verano. Ni a
mí, ni a los otros 56 médicos eventuales que, como yo, serán
despedidos. Inicialmente el plan es recontratarnos en septiembre u
octubre, con contratos renovables de mes a mes, sin derecho a
vacaciones y posiblemente con una rebaja del sueldo.

Estas opciones son casi una invitación a los médicos para que
abandonemos la sanidad pública. Lo mismo está pasando desde hace mucho
tiempo con enfermeras, auxiliares y demás sanitarios que han visto
empeorar sus condiciones de trabajo en los últimos años.

Estos recortes, junto con los realizados previamente y el actual
cierre de hospitales, contribuirán a aumentar las listas de espera
tanto para consultas como para quirófanos y a reducir la calidad de la
asistencia hasta el punto que, quien quiera tener acceso a la salud,
sólo le quedará la opción de pagar un seguro privado. Además de los
gastos de este seguro deberá contar con el hecho de que la aseguradora
no tendrá la misma cobertura de salud que la sanidad pública.

Esto será un gran beneficio económico para las aseguradoras de salud,
que posiblemente ya se están frotando las manos pensando en los
millones de euros que ganarán aprovechando esta penosa situación.
También será un gran beneficio para las arcas de los gobiernos que
habrán de gastar menos dinero en salud. Es decir, la salud de las
personas es una carga para las arcas de los gobiernos. Pero entonces,
¿por qué pagamos impuestos?

Resulta curioso que no haya dinero para pagar médicos pero que sí haya
para pagar un parlamento europeo, otro nacional, un parlamento
autonómico, diputaciones y alcaldías. (No sé si son necesarios tantos
"jefes").

También hay dinero para pagar pensiones vitalicias, y de cantidades
importantes, a diputados y senadores. Yo personalmente prefiero tener
un cirujano y una anestesista contratados que un político en su casa
felicitándose por las cosas buenas que hizo cuando estaba trabajando
para levantar el país.

Así como las numerosas y costosísimas Embajadas de Catalunya en
el exterior.

También hay dinero para mantener coches oficiales que evidentemente
son coches de gama alta y para que nuestros eurodiputados viajen en
primera clase para que se cansan si viajan en clase turista. Eso sin
contar dietas, alojamientos y otros gastos.

Hay miles de millones de euros para rescatar a los bancos de la crisis
pero sin que después se les pida que devuelvan el dinero que se les ha
dejado, este préstamo es lo que nos deja sin dinero para la salud y la
la educación. Pero claro, los políticos y los bancos siempre son muy
amigos y la economía de libre mercado intocable. ¿No hay dinero? No me
lo creo.

Señores pacientes. Luchen por su salud: porque se la están robando.
Con la excusa de la crisis, han retirado el dinero a lo más necesario
en benificio de unos pocos. Nuestra sanidad, se está hundiendo y no es
por falta de dinero sino por puros intereses económicos .. Quizás
acabaremos como en Estados Unidos donde, quien no se lo puede
permitir, no tiene derecho a la salud.

Luchen por su salud. Hagan reclamaciones, demandas judiciales,
manifiéstense, asóciense, indígnense. Los sanitarios ya hemos luchado,
ahora les toca a ustedes.

Quieren privatizar LA SANIDAD Y lo conseguirán si USTEDES NO LO IMPIDEN.


Ahora que has leído la carta, quédatela o reenvíala, yo prefiero
recibirla 10 veces a no leerla


Maite Ramon Fernández

dimarts, 13 de setembre de 2011

El fanatisme integrista i el català a l’escola


El sindicat d’Olot de la Confederació Nacional del Treball rebutja l’atac contra la llengua catalana a l’escola perpetrat pel Tribunal Suprem primer i ratificat pel Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

Arran d’una demanda feta per alguns pares d’alumnes fanàtics i per “Convivencia Cívica Catalana” entitat ultradretana, aquests tribunals pretenen acabar amb la immersió lingüística a l’escola que, com s’ha demostrat des que va entrar en vigor, és la millor eina d’integració per la gent vinguda de fora de Catalunya i de recuperació de la llengua catalana després dels 40 anys de dictadura criminal, quan va ser perseguida a tots els nivells.

El que proposen és, de fet, la segregació dels nens i nenes segons la llengua que els seus pares escullin com a vehicular per ells. I el que insinuen amb aquestes mesures és que a Catalunya no es pot viure si no parles el català i que els nens i nenes catalans no saben parlar el castellà, discurs que no és nou i que és una bestiesa en si mateix com molt bé sabem totes les persones que vivim i treballem a Catalunya.

Aquesta situació, de fer-se efectiva, només comportarà un nou atac a la llengua catalana ja de per si bastant precària, sobretot en algunes zones del territori.

Lamentablement no cal esperar res del govern del senyor Mas ja que estan massa ocupats carregant-se precisament el sistema educatiu, el sanitari i el socio-econòmic del país amb les seves mesures neoliberals que afecten exclusivament la classe treballadora i les persones en una situació més precària.

Només podem instar i esperar que la comunitat educativa (centres, docents, pares i alumnes) desobeeixin aquesta interlocutòria i continuïn utilitzant el català com a llengua vehicular i de relació als centres d’ensenyament.

 
Confederació Nacional del Treball